La Recompensa de la Disciplina

(1a. parte)

 

Realmente si hablar de Disciplina se trata, la verdad es que no es un tema por el cual mostremos mucho interés la mayoría de nosotros, especialmente porque lo relacionamos con reglas, normas, prohibiciones, castigos entre otras cosas, que la verdad no suenan para nada agradables, ni divertidas, pero hoy quiero hablarte de una forma muy sencilla la recompensa que podemos obtener si la aplicamos en nuestra vida y especialmente si comprendemos su gran Utilidad.La Disciplina surge como un rasgo de “carácter” excepcional que toda persona exitosa posee en su Liderazgo Personal.La Disciplina forja Hábitos, fortalece el Carácter, consigue objetivos, y cristaliza sueños, por lo tanto no es algo que debe tomarse a la ligera.

Para empezar quiero darte un par de definiciones de disciplina, en el diccionario de la real academia de la lengua española encontramos lo siguiente:

Disciplina:
(Del lat. disciplīna).
1. f. Doctrina, instrucción de una persona, especialmente en lo moral.
2. f. Arte, facultad o ciencia.
3. f. Especialmente en la milicia y en los estados eclesiásticos secular y regular, observancia de las leyes y ordenamientos de la profesión o instituto.
4. f. Instrumento, hecho ordinariamente de cáñamo, con varios ramales, cuyos extremos o canelones son más gruesos, y que sirve para azotar. U. m. en pl. con el mismo significado que en sing.
5. f. Acción y efecto de disciplinar.
~ eclesiástica.
1. f. Conjunto de las disposiciones morales y canónicas de la Iglesia.

Como puedes ver las definiciones anteriores nos muestran esencialmente 3 cosas, las instrucciones de nuestros padres, profesores, jefes y lideres para hacer correctamente una actividad o las amonestaciones después de cometer un error. La habilidad, capacidad y vocación que podemos desarrollar en distintas áreas de nuestra vida por ejemplo los deportes y por último la constancia, orden que se lleva en un proceso tanto académico, como profesional y laboral.

Bueno, pero no yo quiero hablarte de esas definiciones precisamente sino de 2 definiciones diferentes que no vas a encontrar en ningún libro ni diccionario, pero espero que con ellas puedas aplicar más eficientemente tu disciplina personal y de esta manera llegar más rápido a tus metas.

Definición 1:
Disciplina es, hacer lo que tengo que hacer, cuando me toque hacerlo, tenga ganas o no.

Definición 2:
Disciplina es, hacer algo por esfuerzo personal, para lograr hacer algo que por esfuerzo personal no puedo hacer.

Empecemos con la primera, nota que allí resalta una cosa las “ganas” o “deseos” como mejor te parezca, pero la verdad es que las personas actuamos la mayor cantidad de veces por impulsos emocionales que racionales, es decir si me dan ganas lo hago y si no, no.

Pero en realidad si de verdad quieres y deseas alcanzar el objetivo, meta o premio que anhelas debes comprender 2 cosas que son: El Proceso y el Final.

La mayoría queremos llegar al final sin pasar por el proceso, no queremos pagar el precio, queremos las cosas fácilmente, sin hacer esfuerzos, es por ello que en nuestra cultura latina tiene tanto éxito la lotería, los casinos, el bingo, las rifas, las apuestas, y otros juegos de azar que de alguna forma nos dan la esperanza que un día, un “Golpe de Suerte” nos cambie la Vida, jejeje te suena familiar?

Bueno, hoy quiero confrontarte y decirte que no seamos más “perezosos”, y que se necesita ser realmente un ingenuo para pensar que la suerte nos va a cambiar la vida, si queremos cambios somos nosotros los que debemos provocarlos o de lo contrario seguiremos la corriente como personas comunes que se quejan sin tomar las riendas de sus vidas en sus manos.

Ahora si ya tenemos claro cuál es nuestro final, la disciplina esta en el proceso, debemos aprender a actuar y hacer las cosas sin importar cual sea nuestro estado de ánimo, es decir tengamos “ganas” o no, nos guste o no, no es la actividad que nos toque hacer en el proceso la que importa, es el objetivo final lo que debe motivarnos a actuar.

Analiza esto:

Los Fracasados se motivan por “actividades placenteras” como dormir, comer, ver televisión, jugar, navegar por internet, descansar, beber, fumar, estar en fiestas y rumbas, entre otras…

…en cambio…

Los Exitosos nos motivamos por “resultados placenteros” como: nuestra unidad familiar, gozar de buena salud, alcanzar el éxito personal y profesional, lograr nuestras metas, disfrutar de una excelente vida espiritual, y vivir en prosperidad…

…aunque para lograr todo esto tengamos que hacer actividades no tan “placenteras” como: levantarnos temprano, estudiar, leer, planificar, trabajar horas extras, ejercitarnos, entre otras actividades.

Ahora crees tú realmente que las actividades placenteras nos den resultados placenteros?
Definitivamente no, por el contrario los resultados de las actividades placenteras son: enfermedades, deudas, problemas, soledad, y hasta la muerte.

Pero las actividades no tan placenteras si nos dan resultados placenteros.

Que prefieres Actividades o Resultados?

Debe ser el Resultado que deseamos nuestra verdadera motivación…

Así que la próxima vez… no esperes que te den ganas, haz lo que tengas que hacer, cuando te toque hacerlo y punto… el resultado de ese esfuerzo y actividad será tu “Recompensa”

Espera la 2a. parte la próxima semana…

Facebook

Likebox Slider Pro for WordPress
Share This